Llámanos al 5282-73-00 ó al 01800-322-1515

Depend® te proporciona información relevante de higiene, salud, nutrición y entretenimiento.
Si eres cuidador, tenemos una sección dedicada a ti con consejos para el mejor
cuidado de los pacientes con incontinencia.

Depend® > Incontinencia Urinaria

Testimonio: Mi vida cambió

Testimonio: Mi vida cambio
Descubre cómo esta usuaria ha vivido esta nueva etapa.
Para mí, hablar de incontinencia no era nada fácil, especialmente al principio, pero ahora, es algo completamente normal.
 
Hay quienes dicen la vida no cambia nunca, pero a raíz de esto, es que mi vida dio un giro repentino.
 
Al principio comencé a percibir algunos escapes cuando estornudaba, especialmente en las mañanas, que suele darme alergias, esto me apenaba mucho con mi pareja, pero después aún más porque me pasó en el trabajo. Estábamos en una reunión y cuando nos relajamos más, alguien contó una historia tan divertida que al soltar la carcajada sentí un gran escape.
 
En ese momento me preocupé mucho, pues era mucho más el escape en esta ocasión y decidí ir al médico. Mi mente siempre ha sido muy fatalista, por eso yo iba asustada de que me iban a dar un diagnóstico muy grave.
 
Cuando llegué con mi ginecóloga, ella me tranquilizó (solo un poco) me dijo que era algo normal, que podía salir adelante y que tenía que aprender a vivir con eso. – Claro, ya me curé porque alguien más lo tiene – La realidad es que aunque muchas personas estén en tu misma situación, no siempre te hace sentir mejor, sigues sintiéndote como el bicho raro que no puede aguantarse las ganas de ir al baño.
 
Como todas las situaciones incómodas, llegó el momento en el que hablé de ello con mi familia y pareja, me sentía muy mal, pero conforme lo iba contando a más personas, menos impacto tenía en mí. Sí, tengo incontinencia urinaria; sí, tengo que usar protección especializada, pero no es el fin del mundo y hay cosas peores.
 
Gracias al apoyo que ellos me dieron fui cambiando mi mentalidad, no fue nada fácil y tuve altibajos, pero finalmente logré aceptar que este solo es otro reto que me puso la vida y con el que tenía que vivir.
 
Ahora soy muy distinta, incluso ayudé a una amiga cuando a ella le pasó lo mismo. Sí. Mi vida cambió, pero sigo siendo la misma y sigo siendo feliz.


Maritere Sánchez, 39 años.

¿QUÉ OPINAS DE ESTA INFORMACIÓN?

COMENTA CON NUESTRA COMUNIDAD

Sé parte del club

Regístrate con tu cuenta de Facebook o correo electrónico

ó
© 2017 Kimberly-Clark Worldwide, Inc, Todos los Derechos Reservados   |   Aviso de privacidad   |   Legales   |   Aviso de contenido